Lo que no consiguió el coronavirus lo ha hecho un tiburón. Las playas de Santa Cruz, California, han vivido una tragedia este fin de semana por el ataque de un tiburón a un surfista de 26 años. Las autoridades californianas certificaron su defunción al instante y no han identificado de qué tipo de especie se trataba y se ha abierto una investigación al respecto.

Las playas aledañas en una milla a la redonda fueron inmediatamente cerradas hasta el próximo jueves, como mínimo. Durante ese tiempo monitorearán la presencia de tiburones en el área antes de volver a permitir el baño en el mar. Sin embargo, si están permitidos deportes acuáticos como jet ski o piragüismo, aunque son “altamente desaconsejados”.

Medios locales cercanos al Bay Area afirman numerosos avistamientos de tiburones blancos cerca de la orilla. El día del ataque calculan unos quince de esta especie mientras navegaban cubriendo la zona.

Otro ataque en Australia

Horas más tarde, más de lo mismo en el otro lado del mundo, aunque en este caso con más suerte. En las playas de Victoria, un turista francés, Dylan Nacass, sufrió el ataque de otro tiburón mientras surfeaba con un amigo. Por suerte, “solo” le mordió en una pierna dos veces y consiguió escapar salvando la vida.

Hola! Si te gustó compártelo y síguenos
Tagged:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *