Le extrajeron un celular robado que había escondido en su ano

Tommy Puhlhoffer
Tommy Puhlhoffer a quien se le extrajo un celular de su ano

El criminal de carrera Tommy Puhlhoffer admitió una serie de delitos en la corte. La Policía no ha podido rastrear al dueño del móvil que tenía escondido en su ano

Londres, Inglaterra.- Los médicos que trataban a un hombre que había sido gravemente herido en un accidente de tránsito, se sorprendieron cuando vieron algo inusual e inesperado en sus rayos X.

El criminal de carrera Tommy Puhlhoffer, que aparentemente había sido atropellado deliberadamente, tenía un teléfono móvil escondido en su ano.

El radiólogo del King’s College Hospital, que vio el objeto sospechoso, pensó que podría ser robado y se puso en contacto con la policía.

Puhlhoffer, de 32 años, lanzó insultos a los agentes de policía que fueron a interrogarlo. Acusó a uno de los oficiales, que es asiático, de ser un «terrorista musulmán» y agregó «no te quedes junto a la ventana, la volarás».

La fiscal Denise Murrin dijo al Tribunal de la Corona del Interior de Londres que: «cuando una radiografía reveló algo oculto en su recto, fue arrestado bajo sospecha de robo».

Puhlhoffer mordió a los oficiales, y afirmó que les daría el VIH, informó Metro.

La fiscal Murrin dijo que el acusado trató de intimidar a los oficiales afirmando estar infectado con el VIH. Se sacó una cánula del brazo, haciendo que la sangre se extendiera por la habitación, y repitió: «Tengo VIH. Tengo SIDA».

La fiscal Murrin indicó además, que el imputado les dijo: «¡Espero que contraigan el VIH! ¡Mi madre lo tiene, yo lo tengo, y espero que lo entigas!»

Cuando finalmente fue arrestado, dijo que no recordaba el comentario racialmente ofensivo y afirmó haber sufrido una crisis mental. Añadió que él mismo era musulmán y por lo tanto no podía ser islamófobo.

Puhlhoffer, que tiene una larga historia de actividad criminal, admitió tres cargos de acoso y siete cargos de agresión al golpear a un trabajador de emergencia.

También admitió robo, conducción peligrosa, conducción sin seguro, posesión de un artículo de hoja e incumplimiento de una sentencia suspendida.

El juez Jeremy Donne sentenció a Puhlhoffer a tres años de prisión y le ordenó pagar un recargo de víctima de 190 libras esterlinas.

La policía no pudo rastrear al propietario del teléfono móvil extraído del ano de Tommy Puhlhoffer.

__

Con información de Dailystar.co.uk

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *