Negocios de la capital no esperaron a mañana