Después de que C. Tangana, caminara entre vítores y fuegos artificiales sobre las aguas del Río Babel, la cuarta edición del festival se ha despedido este sábado de la Caja Mágica coronando al cantante puertorriqueño Residente como “Rey de la fiesta” gracias a sus rimas pegazidas y sus melodías hipnóticas.

A lo largo de estos tres días han pasado por los escenarios del festival de música Río Babel, 23 bandas y artistas de nacionalidades distintas, con intereses y propuestas tan dispares como trap, el rap, el pop, el indie o la electrónica, pero siempre dispuestos a seguir el lema del festival este año, “¡Madrid es Río Babel!”.

A pesar de la resaca de dos días de pura música y del fuerte calor, unas 17,000 personas no se han querido perder la última jornada del festival, cuyo plato fuerte ha arrancado a las 7:00 p.m. con el rapero Rayden en el escenario principal, quien se ha metido rápidamente al público en el bolsillo con “Himnostalgia”, apertura de su disco más reciente, ‘’Homónimo”.

Del indie de Ciudad Jara y Muerdo que llevaba sonando desde primera hora de la tarde, el público pasó a corear cada una de las rimas del rapero madrileño que celebra este año sus 20 años en la música. Las más laureadas y aplaudidas la eurovisiva “Calle de la lloraría” y “Ubuntu” (“Antónimo”, 2017).

Es tanto el aprecio mutuo que se tienen Rayden y Tanxugueiras -más por su paso conjunto por el Benidorm Fest- que el rapero ha decidido tener presente a las chicas en todos sus conciertos. El cantante ha escogido el tema “Terra” de las gallegas para cerrar todos los conciertos de su gira, por lo que hoy el público también ha tenido una “mini dosis” de folk gallego.

Con el turno de los neozelandeses Fat Freddy’s Drop cayó la tarde y las temperaturas, y con ello aumentó la afluencia de visitantes, que al escucharles cruzaban las puertas apresurados.

El combo hiló un prolífico paseo por todos los estilos, desde los presentes en el festival como el reggae y “dub”, hasta los temas vocales del soul, quizás los que más aplausos han arrancado.

En la tarde-noche de este sábado, la música no ha sido lo único que ha brillado, el humor y las risas han estado muy presentes por culpa de tres cómicos referentes del público más joven: Lalachus, Valeria Ros y Daniel Pistola, quienes han quitado parte del público a la banda neozelandesa que actuaba también en ese momento.

Con la puesta del sol llegó el turno del puertorriqueño Residente que se coronó como el ‘Rey de la jornada’ de clausura del festival y armó una buena fiesta desde que pisó el escenario cantando una parte de la sesión 49 de Bizarrap.

Ha sido un concierto explosivo en el que René Pérez, nombre real del cantante, entrelazó temas de su carrera en solitario, con éxitos de su etapa anterior como líder de la banda Calle 13.

Con “Atrévete” el público se secó el sudor del calor pegajoso que ha acompañado toda la jornada, y se convirtieron en auténticos callejeros “street fighter”: “Están cabrones no han parado de saltar, me gusta Madrid”, animaba a sus seguidores que no se han desinflado en la hora y media que ha durado el show.

Entre el “buen rollo” de “Cumbia de los aburridos”, “Baile de los pobres” y “Latinoamérica”, también ha habido tiempo para un tema “más serio”. El cantante ha denunciado la situación que sufren muchos inmigrantes y lo mal que lo pasan cruzando las fronteras: “Es importante que nos pongamos en el lugar de ellos y no nos quedemos cayados”, afirmaba.

Pasada la medianoche, la música seguía con la banda de rock mexicana Molotov, el grupo valenciano Zoo y la banda alemana Querbeat.

En total han sido las cerca de 61,000 personas las que han disfrutado, cantado y bailado con cada uno de los temas que se arrancaban sus artistas favoritos, la edición, hasta el momento, más ambiciosa del Río Babel.

 

Etiquetas