Las conversaciones para reformar el Código de Trabajo llevan más de una década; se retomaron en febrero del presente año, pero al ritmo que marchan, sigue incierto cuándo habría un marco laboral nuevo en el país.

Hasta el momento se ha avanzado en materia de procedimientos, informó a Diario Libre Circe Almánzar, representante del sector empleador en el diálogo tripartito. Ahora, se discute el contrato de trabajo y las nuevas modalidades que este conlleva, como el teletrabajo, que tanto espacio y preferencia ha ganado en la actual pandemia del coronavirus.

“Iniciamos con una metodología de revisión de todos los acuerdos realizados, viendo los trabajos anteriores, porque esto empezó hace aproximadamente 10 años”, explicó Almánzar durante su participación en el segmento Diálogo Libre de este periódico. “Se trabajó con los técnicos de los tres sectores y llegamos a un acuerdo de casi todos los artículos, aproximadamente 400 trabajados. Eso quiere decir que se limpiaron y hay un gran avance en materia de procedimientos”.

Pero Rafael –Pepe- Abreu, de los representantes de la clase trabajadora, considera que estos temas son muy técnicos, por lo que aún “no se pueden exhibir grandes avances” que compartir a la opinión pública.

Las actuales discusiones de reforma del Código de Trabajo llevan cuatro meses, y se han pautado encuentros semanales para actualizar dicha ley que lleva 30 años de vigencia.

“Hay que admitir que en todo ese proceso (de estos primeros meses) no ha habido avance significativo, porque es una discusión muy técnica, donde el lado nuestro tiene que ser y es sumamente cauto”, dijo Abreu. 

Al preguntarle a Almánzar si las discusiones, así como se han tomado unos 10 años, se pueden tomar “10 años más”, respondió: “Estamos interesados de que vaya rápido (…) Hay muchas situaciones que hacen que en momentos se pare por las consultas”.

Entre los puntos de interés planteados en la agenda del sector empleador, y de los más controversiales, está la modificación de la cesantía. Pero Abreu -quien insiste en que los sindicatos no apoyan que se modifique-, indica que aún no se sabe cuándo este tema se tratará, aunque observa que, si se mencionan los de primer orden, es de los de mayor interés para el empresariado.  

Tampoco sabe cuándo se discutirá la propuesta de la clase trabajadora de llevar de 14 a 18 semanas la licencia de maternidad y de dos a 15 días la de paternidad. 

“Iniciamos con los puntos de interés de cada sector, esto se agrupó, pero de acuerdo al interés. Hay una numeración en el código actual, entonces la forma de trabajar fue que, si tú tienes un interés en discutir un interés que es del número uno en la agrupación de interés, pues empezábamos a trabajar con ese”, explicó Almánzar.

Abreu reconoce que hay muchas expectativas sobre la modificación del Código de Trabajo, pero hace una advertencia: “Hay que entender que la expectativa puede ser fallida y caer en el vacío, porque el Código tiene 738 artículos. De esos 738 artículos, hay temas que son centrales, o sea que son vitales, y en esos temas vitales el movimiento (sindical) ha sido muy preciso siempre, en el sentido de que nosotros no los vamos a variar”.

Etiquetas