De acuerdo al expediente de solicitud de medida de coerción, el imputado José Luis Fermín Díaz (a) El chamo y/o Venezuela después de matar a la doctora Lyda Josefina Amell Bogaert de Lalane, se dirigió a un hotel en donde estuvo con una trabajadora sexual, y esa misma noche visitó otro hotel con un homosexual. 

El documento presentado por la Fiscalía del Distrito Nacional, indica que exactamente a las 8:52 de la noche el supuesto asesino, que es de nacionalidad dominicana, se desmontó del vehículo de la víctima en la avenida Expreso V Centenario y caminó por un callejón que lo condujo hacia la calle Peña Batlle en Villa Juana y dos cuadras más adelante abordó un motoconcho que conducía una motocicleta color rojo, que lo llevó hasta llegar al Hotel Londres, en la avenida San Martín.

https://resources.diariolibre.com/images/2022/08/05/escala-de-tiempo-c30710eb.png

“El imputado José Luis Fermín Díaz (a) El chamo y/o Venezuela se desmontó en el indicando hotel a las 8:58 p.m., y se le ve pagar al motorista, allí hace contacto con una trabajadora sexual, junto a la cual penetra al hotel y sube hasta la habitación 26, luego a la mujer se le ve bajar de la indicada habitación, y siendo las 11:47 p.m. el imputado toma su caja de herramientas y sale del indicado hotel”, dice el expediente.

Agrega que el imputado caminó por la San Martín, doblando a las 11.55 p.m. en la calle Rafael J. Castillo, y luego toma la calle Mauricio Báez a la derecha, “ahí se le ve conversar con un homosexual, luego continuó caminando en la calle Mauricio Báez hasta llegar al hotel Cabaña Isla de Oro, ubicado en la calle Mauricio Báez esquina Máximo Gómez, allí se hospedó exactamente a las 12:12 a.m., lugar donde compartió con un homosexual, a quien posteriormente se le ve bajar, quedándose en el hotel el imputado”. El documento dice que “el Chamo” salió de esa cabaña a las 9:56 de la mañana del día siguiente. No revela el móvil del crimen.

Ahí fue a su casa en Villa Juana, por la calle Francisco Villa Espesa, donde reside junto a su esposa, quien habría dicho a los investigadores que su marido y la doctora, a la que identificó como una clienta, se comunicaban con frecuencia por su teléfono celular, el cual entregó a las autoridades.

La medida de coerción en contra de Fermín Díaz fue aplazada para el próximo 10 de agosto, por el juez de la Oficina de Atención Permanente hasta que el acusado consiga un abogado que le represente.

Etiquetas