Raphy Pina se erigió en las dos primeras décadas del siglo XXI como el hombre más poderoso de la música urbana, un negocio que aprendió de su propio padre, el dominicano Rafael Pina, quien cumple este martes 22 años de fallecido en el mismo día que el productor puertorriqueño fue sentenciado a 41 meses de prisión por posesión ilegal de armas.

Antes de entrar al tribunal en San Juan, Puerto Rico, el productor lloró al recordar a su padre y mirar su realidad: “Hoy enfrento la situación más difícil que pueda enfrentar un ser humano, perder la libertad”.

Hace un tiempo Raphy recordó a su padre, a propósito de la conmemoración del día de la independencia dominicana, con una fotografía y un post en el que resaltaba tener sangre dominicana.

«En nombre de este señor, yo celebro todos los días el tener éxito, el tener sangre dominicana y en ser luchador de la vida como es su raza. Tengo una de las mejores mezclas de sangre, y pronto tendré una nueva mezcla que sigue estando en esa bandera que hoy celebra su independencia… Ahí les dejo una imagen del ser más amado del mundo, mi viejo, el señor Pina», posteó en su Instagram ese 27 de febrero.

Como asociaciones directas con grandes figuras del reguetón, entre ellos los populares Daddy Yankee y Don Omar, Pina empezó a principios del siglo su incursión directa en la industria musical, en la que su padre fue figura clave en los años 90 con presentaciones de populares cantantes y agrupaciones musicales en la “Isla del Encanto”.

El primer artista firmado por su disquera fue el puertorriqueño Don Chezina, con quien presentó su primer proyecto discográfico.

El álbum se tituló “Bien Guillao De Gangster”, del cual sonaron varios temas, entre ellos “Seala”.

Esa producción musical ayudó a incrementar la carrera musical de Don Chezina y la reputación de la compañía de Raphy Pina, quién tenía alianzas con otros urbano, entre ellos Daddy Yankee.

Pina Music, como en principio se llamaba su empresa Pina Records, lanzó otro álbum que iría marcando su territorio:  “Masacrando MC’s”, con los intérpretes Lito & Polaco.

En 2001, se lanza “La conspiración”, el primer álbum de estudio de la compañía Pina Records, y que descubriría el oro de la música urbana: Daddy Yankee, Nicky Jam, Lito & Polaco, MC Ceja, Voltio, entre otros.

La historia en lo adelante sería imparable hasta acumular casi un centenar de discos bajo el auspicio de su sello discográfico, así como la producción de espectáculos y otros negocios relacionados a la música.

+ Problemas judiciales

Rafael Antonio Pina Nieves, su nombre completo, de 43 años, también confrontó problemas con rivales, pero sus pasos ilegales lo llevaron ante los tribunales al menos por dos motivos delicados.

En 2012 se abrió un proceso judicial para investigarlo por un caso de fraude hipotecario, por el que fue sentenciado a dos años de probatoria y una multa de 150,000 dólares, aunque no fue a la cárcel.

La sentencia, en 2015, fue producto de un acuerdo con la fiscalía federal, mediante el cual el productor se declaró culpable de un cargo de fraude bancario y se le archivaron otros. 

Pina participó de un esquema para defraudar a Doral Bank por 4.1 millones mediante la compraventa de una residencia en el complejo residencial y turístico de Palmas del Mar, en Humacao. 

Los cargos que se archivaron eran por lavado de dinero, fraude bancario y por proveer información falsa a una institución bancaria.

Hace dos años, la industria en Puerto Rico quedó asombrada cuando oficiales del Negociado Federal de Investigaciones (FBI, en inglés) allanaron, el 1 de abril de 2020, una residencia propiedad del productor en Caguas Real, donde le encontraron una pistola tipo Glock de 9 milímetros modificada para disparar de manera automática, así como otra pistola Smith & Wesson calibre .40 y 526 municiones de varios calibres.

En diciembre pasado, un jurado lo encontró culpable por posesión ilegal de un arma de fuego modificada ilegalmente y posesión de un arma de fuego por parte de un convicto federal, ya que el productor fue declarado culpable en 2015 de fraude bancario.

Por cada uno de estos cargos, Pina se exponía en principio hasta un máximo de diez años de prisión, pero el dictamen del juez es que serán tres años y cinco meses.

Una de las pruebas es una llamada telefónica interceptada en febrero de 2020 en la que Pina dice tener una bóveda con armas en una de sus casas, en la urbanización Caguas Real, aunque la defensa intentó probar que más personas tenían acceso a esa zona.

Este martes, el juez federal Francisco Besosa lo condenó a 41 meses, 150,000 dólares de multa y su salida de prisión estará sujeto a una probatoria de tres años.

Pina acudió al tribuna acompañado de su esposa, la cantante dominicana Natalia Gutiérrez (Natti Natasha) y los tres hijos mayores del productor: Mía, Rafael y Antonio.

En medio de sus problemas judiciales también hubo tiempo para el amor. La farándula se mantuvo en vilo cuando comenzaron los rumores de amores con la cantante dominicana Natti Natasha, con quien finalmente se casó en 2021 y con ella procreó a Vida Isabelle, que acaba de cumplir, el 22 de mayo, su primer año de vida.

Precisamente, antes de entregarse a la policía para su encarcelamiento, Pina fue a su casa a despedirse de su niña y de su familia hasta esperar el siguiente paso judicial que determine su destino en esta nueva etapa.

Etiquetas