Un grupo de policías haitianos paralizó Puerto Príncipe este lunes, en la segunda manifestación violenta que organizan los agentes en un plazo de tres días en la capital del país caribeño.

Los policías incendiaron varios vehículos, montaron barricadas con neumáticos ardiendo y dispararon al aire este lunes por varias calles de Puerto Príncipe.

La protesta de este lunes fue organizada por un grupo de policías autodenominado Fantôme 509, para exigir la liberación de su compañero Jean Pascal Alexandre, que lleva varios meses en prisión.

Al menos tres vehículos fueron incendiados, mientras que los agentes montaron barricadas en varias avenidas y dispararon al aire en los sectores de Delmas y Pétion-Ville, por donde pasaron decenas de policías, que iban a pie y en motocicleta, vestidos de paisano.

En la zona de Champ de Mars, los agentes que custodian el Palacio Nacional usaron gases lacrimógenos y disparos de cartuchos al aire para dispersar a los manifestantes.

Varias instituciones educativas cerraron sus puertas este lunes, después de conocerse el domingo la celebración de la protesta y del ultimátum dado por los oficiales a la Inspección General de la Policía Nacional de Haití, para pedir la liberación del agente arrestado.

Otras muchas tiendas, hoteles y comercios de las principales zonas comerciales de la capital haitiana también cerraron durante las horas que duró la protesta.

El sábado pasado, otro grupo de policías protagonizó hechos similares, dispararon al aire, montaron barricadas e incendiaron cinco vehículos públicos, para exigir la puesta en libertad de cinco colegas que habían sido arrestados.

En una nota publicada el lunes, el Ministerio de Justicia y Seguridad Pública dijo que deplora ‘los actos de violencia orquestados el sábado 12 de septiembre’.

En el comunicado, el ministerio afirmó que ‘este comportamiento antisocial y antidemocrático corroe la estabilidad del país tanto como socava los esfuerzos de progreso tanto individuales como colectivos’.

Los policías que habían sido arrestados el viernes fueron puestos en libertad el sábado por orden del primer ministro, Joseph Jouthe, en plena jornada de protestas.

Los agentes son investigados porque hubo un robo en la casa del asesinado jefe del Colegio de Abogados, Monferrier Dorval, mientras ellos custodiaban la vivienda.

Haití está viviendo su tercera semana de manifestaciones en la región metropolitana de Puerto Príncipe, en su mayoría organizadas por grupos de estudiantes o de abogados, en repulsa al asesinato del jefe del Colegio de Abogados.

Dorval fue asesinado el pasado 28 de agosto en el barrio Pèrlerin 5, cerca de la residencia del presidente haitiano, Jovenel Moise.

Su asesinato ha escandalizado a la sociedad haitiana y se ha convertido en la cara más reconocible dentro de una oleada de violencia que se ha recrudecido desde comienzos de año.

Al menos 307 personas han muerto asesinados entre abril y agosto en la zona metropolitana de Puerto Príncipe, según reveló el jueves pasado un informe difundido por un organismo de la Iglesia católica de Haití.EFE

Etiquetas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *