Uno de los desfiles más esperados de la Semana de la Alta Costura es, sin dudas, el de Balenciaga. Sus invitados de lujo, ingeniosos montajes y ni hablar de las vanguardistas prendas son algunas de las razones por las que todo el mundo habla de sus shows. Esta vez, en la Semana de la Alta Costura, no fue la excepción. 

La gran sorpresa del desfile fue sus modelos invitadas, Nicole Kidman y Kim Kardashian exhibieron sobre la pasarela los diseños del director creativo de la casa Demna Gvasalia, las cuales corresponden a su segunda colección de Alta Costura en París.

El desfile estuvo lleno de famosas como la cantante Dua Lipa, las top models Bella Hadid y Naomi Campbell, además de Kardashian, una de las musas del georgiano Gvasalia, y Kidman, que sorprendió a los invitados luciendo un vestido largo drapeado con cola totalmente metalizado, con una apariencia como de papel de noche.

Guantes, pantalones-botas y vestidos asimétricos con cola completaron esta colección, en la que se vieron algunos diseños voluminosos, inspirados en las meninas de Diego Velázquez, como fue el traje negro que vistió Campbell.

«Esta colección es más mía. Empieza en el futuro y luego se hunde en el pasado, en los vestidos infanta que fueron el origen de la casa», fundada por el español Cristóbal Balenciaga en 1917, expresó Gvasalia. Tal y como contó, esta vez quiso alejarse de las creaciones prêt-à-porter e indagar más en su instinto. «He querido mirar menos y sentir más», añadió el creativo.

Muchas modelos lucieron además unas máscaras negras que cubrían toda la cara, una reivindicación del anonimato frecuente en el Balenciaga de Gvasalia, creadas en colaboración con la división Fórmula 1 de Mercedes.

Etiquetas