Miles dejan la Capital y viajan a los pueblos

Por Laura Castillo / LD

Santo Domingo.- Este año ha sido atípico para todos. Para estas fechas las principales paradas de autobuses que se dirigen al interior del país permanecían atestadas de personas buscando un cupo para viajar y visitar a sus familiares.

Sin embargo, este fin de año ha marcado la diferencia y en las paradas de los autobuses que viajan a la región Sur y Cibao el flujo de pasajeros estuvo flojo, según choferes y cobradores entrevistados.

Manifestaron que la llegada de pasajeros se mantuvo lenta todo el día, y lo atribuyeron a las medidas para evitar el contagio por coronavirus.

“La cosa está lenta y difícil, porque no hay dinero”, dijo Luis Jiménez, cobrador de una de las rutas ubicada en el Kilómetro 9 de la autopista Duarte.

Él buscada de forma desesperada pasajeros en los alrededores de la parada para guiarlos hasta las guaguas.

Aunque en el lugar se observaron al menos dos filas para abordar los autobuses, sin respetar el distanciamiento social, los cobradores aseguraron que no era una cantidad significativa a diferencia de otros años.

“Esa fila que usted ve ahí es una filita en comparación a las que se armaban en otros años, que llegaban hasta aquella esquina”, declaró el joven apuntando el dedo para uno de los espacios de la parada.

De su lado Daniel Medina, control de las rutas que van hacia el Sur, manifestó que este año es diferente porque “no hay pasajeros y si no hay pasajeros no hay nada”.

“Vengan que la guagua está vacía y casi se va”, vociferaba otro cobrador de la ruta al ver que llegaban algunas personas para dirigirse a Elías Piña.

Otros cobradores y ayudantes se abalanzan sobre los motoconchos cuando veían que se estacionarían en la parada para dejar a una persona.

Lo mismo pasaba con los carros públicos que hacían parada en el lugar.

A pesar de la situación los choferes y cobradores no han alterado los precios del pasaje.

“Todo sigue igual, el pasaje y todo, porque sabemos que la gente no tiene, imagínate que lo aumentemos”, dijo Medina.

Los pocos pasajeros que se dirigen a esta ruta llevan pequeños bultos y portaban mascarillas.

Las famosas canastas navideñas y regalos que solían llevar los pasajeros a sus familiares eran escasos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *