Dominicana en Queens: Han fallecido 10 de mis clientes por COVID-19

Entusiasta, dinámica y carismática son algunos de los atributos que adornan a la emprendedora dominicana Maribel García, radicada en el vecindario de Corona, Queens, el condado más afectado por la pandemia del COVID-19 en Nueva York.

García es propietaria de Multiservice La Percha, un negocio que ofrece diferentes tipos de servicios, y es un referente en este sector por la atención especializada que brinda a los clientes.

El 20 de marzo, el gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo, ordenó que el 100 % de los trabajadores se quedaran en casa, excepto los de servicios básicos. Como su negocio estaba en la categoría de empresas “esenciales”, García se quedó trabajando los siete días de la semana.

Mientras la pandemia estaba en su pico más alto, García trabajaba y recibía a sus clientes en la tienda, y se cuidaba con mascarilla y guantes porque estaba expuesta al contagio.

Pero el 14 de abril dio positivo al COVID-19, lo que la mantuvo en un aislamiento total por recomendación de su médico.

“Confieso que nunca imaginé que iba a padecer este terrible virus. Esto me ha cambiado la vida por completo, no solo en la parte económica, sino también en la parte emocional, porque han fallecido más de 10 clientes, que con el paso del tiempo se convirtieron en personas muy cercanas a mí”, relató muy conmovida.

Refiere que el virus se apoderó del sector de Corona, en el condado de Queens. Sin duda, aquí él se enfureció y empezó a expandirse por todas las calles y negocios del vecindario, que hoy está irreconocible, explicó García con voz entrecortada.

Lamentó que ahora no está produciendo ni un centavo, pero agradece a sus amigos y vecinos porque no le falta nada.

“Me siento inmerecida de tantas muestras de afecto y cariño”, dijo.

En cuanto al negocio, señala que La Percha tiene un futuro incierto, porque este tipo de negocio podría cerrar sus puertas. Si no hay una ayuda concreta por parte de las autoridades de la ciudad, “nosotros no sabemos si vamos a continuar”, aseguró. “Pero Dios tiene el control”.

“De esto he aprendido a valorar más la vida, el sol, la lluvia y las nubes. Estoy librando la batalla y la voy a ganar”, reflexionó. “Tengo en mi agenda tomar terapia psicológica porque emocionalmente no me siento bien”.

García nació en Santo Domingo pero sus raíces son de Imbert, Puerto Plata. Está casada con Hermin Sánchez.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *