Se reencontró con sus padres 32 años después que lo secuestraran cuando era bebé en China

Mao Yin (C) hablando con su madre Li Jingzhi (L) y su padre Mao Zhenping (R) en Xian, en la provincia de Shaanxi, en el norte de China.

La policía utilizó la tecnología de reconocimiento facial para localizarlo

Un chino que fue secuestrado cuando era bebé encontró a sus padres biológicos 32 años después, a raíz de una denuncia a la policía que utilizó una herramienta de reconocimiento facial.

El joven Mao Yin tenía dos años en 1988 cuando fue secuestrado delante de un hotel de Xi’an (centro de China), dijo la Oficina de Seguridad Pública de la ciudad en un comunicado. El bebé fue vendido a una pareja sin hijos de la provincia vecina de Sichuan (suroeste) que le cuidó como a un hijo.

El lunes, el joven de 34 años, tuvo un emotivo reencuentro con sus padres biológicos. Su madre Li Jingzhi contó en la televisión pública CCTV que tras la desaparición de su hijo dejó su trabajo y distribuyó sin éxito más de 100.000 avisos de búsqueda.

Pero en abril, la policía recibió la notificación de que un hombre de Sichuan habría comprado en los años 1980 a un niño cerca de Xi’an. La policía utilizó la técnica del reconocimiento facial para envejecer artificialmente una foto de la infancia de Mao Yin, informó CCTV.

Mao Yin (R) con su madre Li Jingzhi después de reunirse en Xian, en la provincia de Shaanxi, en el norte de China.

El resultado fue comparado con la base de datos nacional de fotos de identidad para encontrar a las personas con rasgos similares. Las autoridades encontraron así a Mao Yin en Sichuan, donde administra un comercio de decoración de interiores. Un test de ADN permitió confirmar que era efectivamente, el niño robado.

Mao Creció sin saber que había sido robado y sin imaginar la existencia de sus padres biológicos. “No quiero que se vaya. No dejaré que nos abandone”, declaró su madre biológica Li Jingzhi durante el encuentro, agarrando con fuerza la mano de su hijo.

Mao Yin ha anunciado a CCTV su intención de trasladarse a Xi’an a vivir con sus padres. En la última década, la policía china ha ayudado a más de 6.300 niños secuestrados a encontrar a sus familias gracias a los tests de ADN, según la agencia de prensa oficial Xinhua.

El rapto de bebés se desarrolló en los años 1990 con la política del hijo único, que aumentó la demanda por los niños, tradicionalmente preferidos en el país pese a que esta tendencia se ha ido atenuando en los últimos años. /AFP

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *