INDOTEL rechaza la venta de “Antena Latina” y “Antena 21”

Angel González
Angel González, mejor conocido como “El fantasma”

La corporación extranjera que administra y dirige los canales 7 de Antena Latina y el canal 21 usufructúa actualmente ese bien de patrimonio público en violación a la Constitución y las leyes dominicanas, en vista de que el Instituto de las Telecomunicaciones (INDOTEL) declaró la “caducidad” de la transacción contractual en virtud de la cual comenzó a operar esos medios desde el 2015.

Con esta caducidad, dictada por el Indotel el 30 de septiembre de 2019, el órgano regulador de las telecomunicaciones nacionales acogió las quejas y argumentaciones que se habían señalado desde diferentes ámbitos de la sociedad sobre el hecho de que ambos medios estuvieran siendo operados por una razón social perteneciente al operador extranjero Angel González, mejor conocido en el hemisferio como “El fantasma” por la forma en que maneja desde las sombras una serie de negocios vinculados a programas de televisión.

La resolución dictada al efecto por el Indotel declara la nulidad de la operación de transferencia de acciones depositada el 14 de mayo de 2015 por las sociedades comerciales Antena Latina Group, LTD, Elkton Investments, Inc y Vilto Incorporaxted, S.A.S. dentro del capital social de Inter-Antena Holding Company, “por contravenir las disposiciones del artículo 28 de la Ley General de Telecomunicaciones número 153 y en base a los motivos expuestos en la disposición.

Por los mismos argumentos de esa resolución, el Indotel declaró también la caducidad “de toda operación de transferencia intervenida dentro del capital social de Inter-Antena Holding Company LTD que no haya sido previamente aprobada por este ente regular”, en cumplimiento de las disposiciones del artículo 73.2 de la Ley General Telecomunicaciones”.

Informa Noticias SIN que a pesar de un fallo tan claro sobre un caso en que Indotel es, de acuerdo a la ley, el máximo órgano regulador en materia de comunicaciones, Antena Latina y el canal 21 siguen manejados a control remoto desde entonces por “El fantasma” como si la citada resolución de caducidad no existiera o fuera letra muerta, lo que ha sido considerado una burla a las leyes y la respetabilidad institucional del país por parte de un extranjero.

Asimismo, la resolución consigna que el precio pagado a Antena Latina Group y a Elkton Investments fue RD$35,557,883. Antena Latina tiene sus oficinas y estudios principales en parte un amplio perímetro del Centro de los Héroes, donde hay también otras instalaciones y negocios.

Otro punto que llama a preguntar por qué no se actuó para ejecutar la declaratoria de caducidad, está en el artículo 26 de la resolución, donde los ejecutivos que actuaban en 2019 en representación del Indotel señalaban: “en los contratos depositados por las solicitantes se aprecia también que el pago del precio fijado para la venta no se encontraba condicionado a la aprobación del Indotel, como tampoco lo estaban los efectos de la operación”.

Analistas locales y sectores que han seguido de cerca este caso por tratarse de la apropiación indebida y cuestionada de un patrimonio público, estiman inexplicable que “El Fantasma” haya podido seguir adelante con el usufructo de Antena Latina y que las pasadas autoridades no ejercieran los mecanismos legales para hacer cumplir las disposiciones de caducidad consignadas en la resolución del Indotel.

Esta inacción por parte de las autoridades responsables es considerada inexplicable y también inadmisible, en virtud de que el artículo 27 de la resolución número 072-19 del Indotel señalaba que La resolución del Indotel destaca que “la documentación societaria que reposa en el expediente apunta a que la transferencia de la titularidad de las acciones fue pactada entre las partes con independencia del necesario consentimiento previo de este ente regulador, lo que constituye una seria irregularidad dentro de la operación, susceptible de ser declarada caduca”.

La misma resolución 072-19 precisa que el artículo 28.1 de la Ley General de Telecomunicaciones 153-98, dispone que “la transferencia, cesión, arrendamiento u otorgamiento de derecho de uso de cualquier título y la constitución de gravamen sobre concesiones o licencias deberán llevarse a cabo, bajo pena de caducidad, previa autorización del órgano regulador, el que no podrá denegarlo sin causa justificada”.

Además, subraya que el artículo 73.2 de la Ley, establece que “en el caso de los servicios públicos de radiodifusión se requerirá ser nacional dominicano o extranjero naturalizado para mantener el control social de la gestión de la empresa concesionaria”, requisito que no se cumplió al ser Ángel González un extranjero que con su estructura operacional y administrativa es quien mantiene el control de Antena Latina y el canal 21.

En su resolución, el Indotel también declaró inadmisible la “oposición trabada por la Comisión de Liquidación Administrativa del Banco Intercontinental, en contra de la citada operación de transferencia por carecer de objeto, luego de haberse pronunciado la caducidad de la transacción”.

Desde sus inicios, la operación mediante la cual Fantasma adquirió el control de Antena Latina ha sido objeto de cuestionamientos por diversos sectores de la sociedad dominicana, incluido el Congreso nacional y representativos que se oponen a enajenar un patrimonio del Estado.

Las acciones colocadas en venta correspondían a los bienes incautados al Banco Intercontinental (Baninter), por lo que pasaron al Banco Central como compensación por el salvamento que hizo a los depositantes de la entidad bancaria cuando quebró en el 2003.

Cuando salió a la luz pública la venta de las acciones, fue denunciada en el seno del Congreso Nacional como una transacción ilegal por tratarse de un bien de propiedad estatal, pero a pesar de esto y de que Indotel nunca autorizó la transferencia de la frecuencia, desde entonces González mantiene el control absoluto de la planta televisora.

En junio del 2013 el Senado designó una comisión especial que investigaría la venta de las acciones y del canal 21 de UHF, propiedad del Estado dominicano y que también controla González.

En agosto del 2013 la Comisión de Liquidación Administrativa de Baninter informó el inicio de una acción legal tendente a dejar sin efecto el contrato de venta de las acciones ante la falta de decisión del Indotel.

A pesar de estos procesos más otros que se llevaron a cabo, El Fantasma continuó figurando como propietario de la televisora.

El negocio matriz de González es la venta de programas para cubrir las parrillas programáticas con los famosos “enlatados” a canales que no tienen la posibilidad de agenciarse una programación propia.

Ahora la mirada se dirige al Tribunal Superior Administrativo (TSA), cuyos jueces tienen en sus manos actuar apegado al imperio de la ley.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *