¿Howie Hack merece entrar al Pabellón de la Fama de RD?

«En la vida tres cosas hacen grande a una persona: El respeto, el compromiso y los valores» Anónimo

El doctor Dionisio Guzmán, presidente del Pabellón de la Fama del Deporte Dominicano, debería tener en carpeta el nombre del escucha Howie Hack, para darle un espacio en ese lugar, cuando los Piratas de Pittsburgh con el debut del paracorto Liover Peguero se convirtió en el dominicano #100 en jugar para esa organización.

El debut de Peguero convierte a los Piratas en la primera franquicia en llegar a 100 jugadores dominicanos en la historia y en esta proeza el ojo clínico de Howie Hack fue quien abrió las puertas con las firmas de Guayubín Olivo, Julián Javier, Tony Peña, Franklin Taveras, Pascual Pérez, Félix Fermín, Denio González, José De León, Alberto Lois, Cecilio Guante entre otros.

Howie Haak, fue un pionero en cazar talentos para los Piratas en toda América Latina y fue quien le recomendó a Joe L. Brown Gerente General de ese club que se arriesgara firmando a Olivo.

Myron Cope escribió: “Incluso después de que los Piratas persuadieran a Diomedes para que firmara un contrato no se presentó a los entrenamientos de primavera”. Los Piratas le enviaron un telegrama: “Preséntense al campo de entrenamiento de inmediato”. Al otro día Guayubín explicó a través de un intérprete que fue “el cable lo que lo convenció de que lo buscaban en EE.UU.” 

Olivo estuvo impresionante en el campamento, sorprendiendo a muchos con su recta dura y sus «entregas sin trucos».

Sin embargo, al comienzo de la temporada de 1960, Pittsburgh decidió quedarse con el derecho Paul Giel y devolvieron a Olivo a Poza Rica, que a su vez vendió su contrato a la principal finca de los Piratas, Columbus, en la Liga Internacional. Lanzó bien (7-9, 2.88 en 42 juegos, incluidas 12 aperturas), por lo que Pittsburgh llamó al veterano de 41 años en septiembre. Hizo su debut en las Grandes Ligas el 5 de septiembre, convirtiéndose en el sexto jugador (y tercer lanzador) de la República Dominicana en el Gran Circo.

Olivo lanzó en cuatro juegos para los Piratas ese mes, y tres de esas apariciones fueron excelentes. Su salida más importante se produjo el 27 de septiembre en el Forbes Field, en una victoria de 16 entradas sobre Cincinnati. Lanzó del décimo al decimotercer inning, ponchando a seis de los 19 hombres que los lanzadores de los Bucos abanicaron esa noche.

Howie Hack en dos palabras merece “la inmortalidad”.

Un día como hoy

1976, los Dodgers de Los Angeles cambian al pitcher Mike Marshall a los Bravos de Atlanta por el lanzador dominicano Elías Sosa y el infielder Lee Lacy. 

1978, Julio César Franco es firmado por Francisco Acevedo Gautier para el Escogido y luego vende el contrato a los Filis de Filadelfia. 

1998, Raúl Eusebio, de los Astros de Houston, se roba su primera base en las Grandes Ligas frente a los Mellizos de Minnesota. 

2005, José Reyes, de los Mets de New York, se roba tres bases para sumar 22 estableciendo marca personal al superar las 19 del 2004. 

2012, Los Azulejos y los Marlins están empatados a 1 después de 8 entradas, cuando los Azulejos estallan con 6 carreras en la parte alta de la novena. Edwin Encarnación abre la entrada con un jonrón solitario ante Steve Cishek y Colby Rasmus conecta un grand slam para que Toronto termine con una victoria de 7-1 que coloca a Miami en el último lugar de la División Este de la Liga Nacional.