San Francisco de Macorís.- El nuevo hospital San Vicente de Paul, que se construye en San Francisco de Macorís, y que daría servicio a todo el nordeste del país, presenta amplios niveles de retrasos y es prácticamente imposible que se pueda entregar en agosto del presente año, como las autoridades prometieron.

La estructura se levanta en Güiza, un paraje de San Francisco de Macorís, y según las promesas del presidente de la República, Danilo Medina, sería entregado a la comunidad antes de agosto, cuando concluye su mandato presidencial.

En junio de 2019, el presidente Danilo Medina realizó una visita sorpresa a la estructura en construcción, donde se había ordenado el trabajo en tres turnos, con 400 obreros para acelerar su terminación.

En esa visita el propio presidente Medina le increpó a Francisco Pagan, director de la OISOE, que los trabajos iban atrasados a los que el ingeniero señaló que no, que se encontraban a buen ritmo y según lo habían establecido en el cronograma de trabajo. Este episodio quedó registrado en un audiovisual de la época publicado por la Presidencia de la República.

San Francisco de Macorís ha tenido problemas con la atención de salud las últimas semanas por el fuerte golpe del coronavirus, que ha dejado 630 diagnosticados positivos, 76 muertes y 109 recuperados del COVID-19.

Esos problemas en la atención de salud se ven reflejados en que el actual hospital San Vicente de Paul ha sido dedicado a exclusividad al tratamiento del COVID-19, y todas las demás atenciones requeridas fueron enviadas a hospitales más pequeños y cercanos. Por ejemplo, el hospital Federico Lavandier, también en San Francisco de Macorís, con una estructura física mucho más pequeña, debe hacerle frente a las emergencias que antes llegaban al San Vicente.

“El San Vicente tenía 20 camas solo para emergencias, nosotros aquí tenemos esa misma cantidad pero en sentido general”, cuenta un médico del Lavandier. Y el solo llegar allí lo explica todo: al entrar por la emergencia se aprecia un pequeño escritorio donde dos doctores reciben a los pacientes. Inmediatamente al lado del escritorio hay dos camas, ubicadas de manera improvisada en el pasillo de entrada, llenas. Si se sigue el pasillo se llega a una pequeña habitación también repleta de personas.

“Es que el COVID llegó pero la gente no ha dejado de enfermarse del corazón, de tener crisis diabéticas. Las emergencias siguen igual”, explica otro de los médicos.

“De que van lento, van lento los trabajos”, reconoce el sacerdote Ramón Alejo Cruz. “Ellos empezaron rápido, hicieron el bulto porque venían unas elecciones pero después que pasaron las elecciones tú ibas a esa monstruosidad y veías 15 o 20 hombres trabajando, y una monstruosidad de obra. Esa es la realidad el pueblo dominicano”, se queja.

El sacerdote califica con una vergüenza que el presidente Danilo Medina haya dicho en su rendición de cuentas pasada, la de febrero de 2020, que entregarían el hospital regional en agosto, antes de despedirse del poder.

“Dios mío, pero eso es una vergüenza. El que es de Barahona o Puerto Plata se lo cree, como creyeron cuando dijo que habían hecho la Circunvalación de San Francisco de Macorís, el primer gredar no ha ido ahí y la presentaron como terminada”, dice.

Cuando periodistas de este diario visitaron la zona, en un día de semana, tan solo se encontraban en la obra dos personas sentadas en la puerta de acceso.

El hospital regional se construye en el kilómetro 2 y medio de la carretea San Francisco de Macorís-Nagua, en un paraje llamado Güiza. La obra se levanta en un espacio de 48 mil metros cuadrados y los trabajos están a cargo de la Oficina de Ingenieros Supervisores de Obras del Estado.

“El nuevo hospital regional, que sustituirá al antiguo San Vicente de Paúl, contará con una capacidad de entre 280 a 300 camas y, además, sumarán al Sistema Nacional de Salud un total de 30 camas de cuidados intensivos a la región nordestana, de las cuales 20 serán para cuidados intensivos para adultos y 10 neonatal y pediátrica”, informó la Oficina de Ingenieros Supervisores de Obras del Estado (OISOE), que se encarga de los trabajos.

La historia

Este hospital regional tiene una larga historia de promesas incumplidas. En febrero de 2012, por ejemplo, el entonces presidente Leonel Fernández dijo en su rendición de cuentas que su Gobierno había remodelado el hospital San Vicente de Paul.

Para el mes de mayo de 2015, ya instalado el Gobierno de Danilo Medina, el entonces director de OISOE, Miguel Pimentel Kareh, dijo que ya el hospital de San Francisco de Macorís estaba en fase de licitación.

Y el 15 de mayo de 2016, un año después de la anterior declaración y en vísperas de unas elecciones nacionales, el ministerio de Salud Pública anunció que había comenzado la construcción del hospital San Vicente de Paul, en conjunto con el Servicio Nacional de Salud y la OISOE.

En un comunicado de la fecha, el nuevo director de la OISOE, Francisco Pagan, se comprometió a entregar la obra en 18 meses, a partir del anuncio, es decir, para finales de 2017.

Los trabajos del nuevo hospital regional comenzaron en noviembre de 2018, con una inversión anunciada de 2,400 millones de pesos.

La licitación para su construcción quedó abierta en agosto de 2018 y para entonces Francisco Pagán prometió que a más tardar en noviembre de 2019, es decir, justo un año después del primer picazo, entregarían la obra.

“El compromiso es entregar este hospital a más tardar en noviembre del año 2019 al pueblo de San Francisco de Macorís; esto significa que no se va a paralizar ni un solo día; los recursos están, tenemos el dinero para iniciar la obra y ya está dentro del Presupuesto el dinero requerido para los trabajos”, dijo Pagán, en agosto de 2018.

Pero en el año 2019, el presidente de la República, Danilo Medina, en su rendición de cuentas del 27 de febrero, aseguró que entregaría ese año 18 hospitales provinciales importantes, incluyendo al regional del nordeste, con sede en San Francisco de Macorís.

Ese año, en julio de 2019, fue cuando realizó la visita sorpresa a la construcción y le dijo al director de la OISOE que los trabajos estaban atrasados.

A pesar de esto, en febrero de 2020, en el discurso de rendición de cuentas al país, el mandatario Danilo Medina prometió nueva vez la inauguración del hospital regional de San Francisco de Macorís para antes del mes de agosto, cuando cesa su Gobierno.

Datos de interés

En República Dominicana se han confirmado 6,972 casos de COVID-19 hasta el boletín número 42, dado por las autoridades sanitarias del país. Han muerto 301 personas y la tasa de letalidad se ha situado en 4.32%. 1,301 han podido recuperarse del nuevo coronavirus.

El municipio San Francisco de Macorís es el cuarto entre sus iguales en cantidad de casos positivos del coronavirus, con el 8.66% de todos los registrados en República Dominicana. El listado lo encabezan el Distrito Nacional, con 24.7%; Santiago tiene 11.4% y Santo Domingo Este ocupa el tercer lugar con 8.8% de los casos confirmados.

En cuanto a la residencia de las personas fallecidas, el 77% se concentraba en solo once municipios del país. Y entre ellos encabeza San Francisco de Macorís, luego Santiago, Distrito Nacional, Santo Domingo Este y Santo Domingo Oeste.

Hola! Si te gustó compártelo y síguenos
Tagged:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *