Por qué no deberías comprar frutas precortadas

Tanto en supermercados como en mercados es común encontrar frutas como melones, sandías, lechosa y piñas cortadas y peladas; incluso ya cortadas en rebanadas o cubitos.

La fruta precortada nos da la oportunidad de comprar en menor cantidad y ahorrar tiempo al pelar. Aunque también puede traer consigo un riesgo para la salud y ocasionarnos una intoxicación alimentaria por diferentes patógenos como Salmonella, Listeria o E. coli.

Una vez que una bacteria como Salmonella está dentro de la fruta puede duplicarse cada 30 minutos, señala Keith Warriner, profesor de ciencias de los alimentos en Universidad de Guelph.

Hay farios factores que favorecen la contaminación, como que se manipule con las manos sucias, cuando la superficie sobre la que se trabaja y el cuchillo no están limpios, y que la fruta no esté bien lavada.

Tan solo si la piel de la fruta no está limpia, cualquiera de los patógenos en ella podrían transferirse a la carne al cortar con el cuchillo.

“Los melones, son un ejemplo extremo, porque su carne es el mejor medio de crecimiento para la salmonella “. La razón por la que son tan peligrosos es por el lugar donde se cultivan, en el suelo, lo que significa que sus pieles podrían contaminarse con varios patógenos, y cualquiera de ellos podría transferirse a la carne con un cuchillo, explicó Warriner.

Brotes de infecciones por consumo de frutas precortadas en Estados Unidos han sido reportados por los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades. En 2019 hubo un brote multiestatal de infecciones por Salmonella vinculado a melón y sandía precortados.

Recomendaciones

Si compras frutas o verduras precortadas y envasadas, escoge las que estén refrigeradas o guardadas en hielo y refrigera en casa.

Lava tus manos, lava los utensilios de cocina y limpia las superficies donde se preparan los alimentos, como las tablas para cortar, antes y después de manipular frutas y verduras.

Lava frutas y verduras antes de consumirlas, aun cuando se cortarán y se comerá solo el interior. Algunas, como los melones, sandías o pepinos puedes frotarlas con un cepillo para eliminar la suciedad adherida a la piel.

Mantén las frutas y verduras separadas de otros alimentos que podrían contaminarlas, como la carne y los pescados y mariscos crudos.

Refrigera las frutas y verduras que haya cortado, pelado o cocido dentro de un periodo de 2 horas o 1 hora su la temperatura es cálida (mayor a los 90 °F)

Refrigera en un recipiente limpio a 40 °F o menos.

__

Con información de Eldiariony.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *