Extensa nevada siembra el caos en España

Media España vuelve a confinarse este viernes, aunque no por el coronavirus, sino por la abundante nieve que ha caído en toda la zona centro y este del país. Por primera vez, Castilla-La Mancha y Madrid están en riesgo extremo por nevadas desde la creación del actual sistema de avisos, y más de 40 provincias permanecen en alerta por el paso de la borrasca Filomena. Los pronósticos no erraron y, según ha cuajado la nieve, han comenzado los problemas. Toledo ha llegado a pedir la colaboración de la Unidad Militar de Emergencia; se ha paralizado la actividad en el aeropuerto de Madrid-Barajas; Renfe ha suspendido varios servicios en la zona centro y este, y ya hay más de 400 carreteras principales afectadas por el temporal. Según recomienda Protección Civil, lo mejor es no salir de casa en todo el fin de semana.

El temporal no ha terminado. Para este sábado hay avisos activos en 47 provincias, aunque las precipitaciones se irán desplazando hacia el norte. En el interior de Castellón, Alicante, Tarragona, Teruel o Zaragoza el aviso rojo se mantendrá todo el día del sábado por acumulaciones de más de 20 centímetros. Y lugares como Toledo, Madrid, Guadalajara, Cuenca o Albacete amanecerán en riesgo extremo, pero este irá remitiendo conforme avance la jornada. No obstante, no será hasta el domingo cuando el tiempo tienda a estabilizarse, aunque podrá seguir nevando en la cordillera Cantábrica, País Vasco, Navarra, La Rioja, Aragón y Cataluña y algunos puntos de la mitad norte.

La de este enero de 2021 podría ser «una de las nevadas más extensas de los últimos años», valoró el portavoz de la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet), Rubén del Campo. Todo apunta a que cuando acabe el domingo, prácticamente las dos mesetas, el interior de las comunidades cantábricas, Aragón, la Comunidad Valenciana, Cataluña y zonas de Andalucía oriental y del este de Extremadura tendrán su suelo cubierto de nieve con espesores generalizados de 20 centímetros, que podrían alcanzar los 50 en el entrono del Sistema Ibérico y zonas montañosas del sureste.

En el caso de Madrid, probablemente la nevada será mayor que la de 2009, y habrá que remontarse más de 35 años para encontrar un precedente similar: ya sea a la de febrero de 1984 o a la de marzo de 1971, según la Aemet. «La situación en las calles no es buena», ha reconocido el alcalde de la capital, José Luis Martínez-Almeida, que ha pedido no salir de casa. Sin embargo, la nieve acumulada durante horas ha acabado generando importantes problemas de circulación, con accidentes y cortes al tráfico en las principales carreteras de circunvalación de la ciudad, como la M-40 y la M-30.

Ayuda a la UME

Desde el jueves lleva nevando con fuerza en Castilla-La Mancha, pero este viernes es cuando el temporal Filomena está dejando más incidentes en esta comunidad autónoma, que se encuentra en alerta roja según los criterios de la Agencia Estatal de Meteorología. Sin duda, el punto más conflictivo es Toledo, donde se han registrado más de 200 incidencias debido a una nevada «histórica e inédita», que ha obligado al ayuntamiento de la ciudad a pedir la ayuda de la Unidad Militar de Emergencia (UME). El objetivo, según ha informado el concejal de Seguridad Ciudadana, Juan José Pérez del Pino, es que colaboren en las labores de limpieza de las calles, sobre todo en el casco antiguo, que ha visto cómo se han suspendido los servicios de autobuses y taxis, y todos los vehículos están obligados a circular con cadenas.

Donde sí ha sido necesaria ya la presencia de efectivos de la UME ha sido en la provincia de Albacete, en concreto en Yeste. Allí están desplegados desde la madrugada de este viernes para limpiar y abrir vías en las carreteras en la comarca de la Sierra del Segura, así como en los accesos del municipio de Nerpio. De hecho, la región suma más de un centenar de incidentes en las principales autovías que la atraviesan y cuatro de ellas están completamente cerradas al tráfico, y más de una decena de aparcamientos invernales para camiones están colapsados. Por todo ello, el Gobierno de Castilla-La Mancha ha pedido evitar los desplazamientos innecesarios, sobre todo en las zonas más azotadas por el temporal de nieve, con el fin de facilitar el acceso y la movilidad de los servicios esenciales, especialmente de los medios sanitarios.

En la Comunidad Valenciana las nevadas de la «década» han dejado atrapados a 300 camiones en la autovía Madrid-Alicante (A-31) durante horas a la altura del municipio alicantino de Villena, en el polígono industrial de Bulilla, donde la Cruz Roja les proporcionó alimentos y bebidas calientes hasta que restableció el tráfico.

Las perturbaciones en la red viaria por la borrasca Filomena han afectado en total a 76 carreras, de las que 12 estuvieron cortadas y en el resto (64) era necesario el uso de cadenas, todas en el interior de las provincias de Valencia, Alicante y Castellón. También se suspendieron trenes entre las capitales y Madrid, Santander, Gijón y Zaragoza, y los servicios de Alta Velocidad sufrieron retrasos de entre 20 y 60 minutos.

Sin clases

Además, por segundo día consecutivo, unos 30.000 escolares se quedaron sin clase por decisión de medio centenar de ayuntamientos debido a los problemas para los desplazamientos y las bajas temperaturas, con el problema añadido de tener que dejar abiertas las ventanas exteriores en las aulas para ventilar en prevención de contagios del coronavirus.

Como incidencias, se cesó la actividad en la sede judicial de Requena (Valencia) y los bomberos rescataron una ambulancia bloqueada en Castillo de Villamalefa (Castellón), una provincia en la que los efectivos de Emergencias atendieron a 25 personas en las primeras horas de la nevada.

__

Con información de Abc.es

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *