Las autoridades estadounidenses deportaron este martes a Haití al antiguo líder del grupo paramilitar Frente para el Avance y el Progreso Haitiano (Fraph), Emmanuel “Toto” Constant, acusado y juzgado en rebeldía en el país caribeño por participar en 1994 en la matanza de 20 personas.

Constant lideró la Fraph, organización paramilitar de extrema derecha, durante la dictadura militar (1991-1994) que ostentó el poder en Haití tras el golpe de Estado que derrocó al presidente Jean Bertrand Aristide, y su deportación se produce después de cumplir 12 años de condena en el país norteamericano por varios delitos de fraude allí cometidos.

El exjefe de la Fraph abandonó Haití, donde estaba acusado de asesinatos, torturas y violaciones, después de que Aristide fuera restablecido en el Gobierno en 1994 mediante una invasión pacífica autorizada por las Naciones Unidas y llevada a cabo por una fuerza armada multinacional encabezada por los Estados Unidos.

En el año 2000, y tras reiteradas solicitudes a las autoridades estadounidenses para su deportación, Constant fue juzgado y condenado en rebeldía por el Tribunal Penal de Gonaïves en el juicio celebrado por la masacre de Raboteau.

Organizaciones de derechos humanos atribuyeron al Fraph muchos asesinatos y ataques perpetrados durante la dictadura militar contra civiles y partidarios del entonces presidente Aristide, derrocado por los militares.

A su llegada al Aeropuerto Internacional Toussaint Louverture, Constant fue recibido por las autoridades policiales y judiciales, incluidos los agentes de la Dirección Central de la Policía Judicial, que lo arrestaron de inmediato.

Etiquetas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *