El túnel de Altamira, Puerto Plata, 1916

El túnel de Altamira, Puerto Plata, 1916
El túnel de Altamira, Puerto Plata, 1916

Vista de la vía ferroviaria y del túnel para el paso del ferrocarril Puerto Plata / Santiago y su entorno.
Navarrete, Puerto Plata, República Dominicana.
Imagen del año circa
Circa 1916.

——

El 16 de agosto de 1897 fue inaugurado el ferrocarril Puerto Plata-Santiago por el presidente Ulises Heureaux. El ferrocarril de Puerto Plata a Santiago, estaba en manos de la Compañía Estatal, Ferrocarril Central Dominicano (El F.C.D.). Su construcción fue financiada por una casa bancaria de Holanda, la que en 1892 entregó sus intereses y los de su representante a la Santo Domingo Improvement Company de New York. En el año de 1906 siendo presidente Don Ramón Cáceres, se firmó el contrato de la extensión del Ferrocarril Central Dominicano hasta Moca, siendo dirigida la obra por Horacio Vásquez, y fue puesto en funcionamiento el 24 de octubre del 1909. El tunel luego fue ampliado para la construcción de la autopista Navarrete – Puerto plata.
Fuente : Imagen Colaboración de @jonathanrosariorm
IMÁGENES DE NUESTRA HISTORIA.®
#imagenesdenuestrahistoria
#republicadominicana

NOTA.
Para marzo de 1895 el trazado de la enrieladura del Ferrocarril Central Dominicano se enfrentó a una de sus mayores dificultades: la apertura del túnel en Sierra Grande. La perforación se hizo en el punto conocido como La Cumbre, línea divisoria entre Puerto Plata y Santiago, a 1,550 pies sobre el nivel del mar. La colina que se imponía como obstáculo era la línea hidrográfica que separaba las corrientes que iban a parar al Yaque y al Bajabonico, por lo que no fue sorpresa la presencia de manantiales en la zona.
Las labores comenzaron el 18 de marzo de 1895 con 300 braceros que, a pico y dinamita y bajo la orientación de cinco operarios norteamericanos, empezaron a quitar inmensas moles de piedra. El escollo que estas representaban lo ilustra el hecho de que en julio de 1895 se recibieron en Puerto Plata 100 cajas de dinamita, 400 cuñetas de pólvora y una caja de mechas. La obra no estuvo exenta de dificultades, ya que en marzo y mayo de 1895 se produjeron dos accidentes por el manejo de cargas de dinamita y pólvora.
Edwin Espinal

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *