El hijo y la viuda de Pablo Escobar van a juicio por presunto ‘narcolavado’

La viuda del narcotraficante colombiano Pablo Escobar, María Isabel Santos, y su hijo, Sebastián Marroquín

 La Justicia argentina investiga si colaboraron con José Bayron Piedrahita Ceballos, un capo del narcotráfico de Colombia, quien habría limpiado el dinero sucio en el Cono Sur

Juan Pablo Escobar Henao, Victoria Eugenia Henao —el hijo y la viuda del famoso narcotraficante Pablo Emilio Escobar Gaviria— y el exfutbolista de Boca Mauricio ‘Chicho’ Serna, serán sometidos a un juicio en Argentina ante la sospecha de que colaboraron en el lavado de activos de otro capo de la droga, José Bayron Piedrahita Ceballos, conocido en Colombia como ‘el patrón de Caucasia’, un municipio del departamento de Antioquia.

Tras cuatro años en el período de instrucción, es decir, la primera etapa de un proceso penal, la Justicia local considera que hay elementos suficientes para avanzar en el caso. En concreto, se cree que los implicados habrían sido el nexo para que el líder narco pueda colocar su dinero en el país del Cono Sur, desarrollando emprendimientos inmobiliarios, servicios de confitería y espectáculos de tango, simulando legalidad. Es decir, se habrían montado negocios como fachada, con el posible fin de ocultar el origen de los fondos: el presunto comercio de drogas en Colombia y EE.UU.

El capo narco que habría coordinado toda la operación, Piedrahita Ceballos, fue detenido en septiembre del 2017 en La Contadora, una lujosa hacienda de Antioquia, tras una operación conjunta entre autoridades argentinas y colombianas. Se trata de un hombre importante en el mundo del comercio de drogas, conectado con los cárteles de Cali y Medellín.

La posible operatoria

Para trasladar su fortuna a la economía formal de Argentina, se habría puesto en contacto con el abogado local Mateo Corvo Dolcet, señalado como el encargado de la estructura ficticia. Entre los emprendimientos a su cargo, estaban los predios Country Urbano, Pilar Bicentenario S.A. e Ínsula Urbana S.A., ubicados en un sector de la Provincia de Buenos Aires donde hay muchos barrios privados. También se cree que El Café de los Angelitos, en la Ciudad de Buenos Aires, se habría usado para camuflar las ganancias del negocio narco.

Entre tanto, le realizaron un allanamiento a este cuestionado letrado, y encontraron un documento donde se involucraba al ‘patrón de Caucasia’ con la viuda y el hijo de Pablo Escobar, conocido como ‘el patrón del mal’. En el papel, aparecían los nombres que ambos adoptaron cuando escaparon a Argentina tras la muerte del líder del Cartel de Medellín en 1993: María Isabel Santos Caballero y Juan Sebastián Marroquín Santos.

De esta forma, la hipótesis es que ambos hicieron la conexión entre el narcotraficante colombiano y el abogado argentino, a cambio de una comisión. “Efectuaron un aporte de carácter esencial para el cumplimiento de los objetivos criminales de Piedrahita Ceballos”, sostuvo el juez en su resolución, citada por La Nación.

El aviso de la DEA y la declaración del arrepentido

A pesar de que los involucrados niegan conocer el trasfondo narco del asunto, la investigación tomó forma tras la declaración del propio Piedrahita Ceballos, quien confesó desde una cárcel estadounidense este aparente vínculo. Se trata de un típico caso que cobra fuerza tras el testimonio de un arrepentido, una práctica frecuente en EE.UU., que también empieza a ser habitual en Argentina. Esta causa, iniciada en 2016, empezó a instancias de un aviso de la Administración para el Control de Drogas (DEA, por sus siglas en inglés) en el país del extremo sur.

En cuanto al reconocido futbolista, ganador de títulos como la Copa Libertadores y la Intercontinental con el club ‘azul y oro’, el capo narco lo delató: dijo que era el testaferro de Carlos Mario Aguilar, exjefe de la llamada ‘Oficina de Envigado’, un grupo criminal a las órdenes del antiguo cártel de Medellín.

“Piedrahita sostuvo que, como Aguilar le debía dinero, se lo devolvió con los bienes que tenía a su nombre Mauricio ‘Chicho’ Serna, tratándose de un inmueble situado en el paraje denominado El Campito —actualmente identificado como Club de Campo San Diego—, y dos lotes del Barrio Terravista S.A.”, señaló el magistrado.

Entre tanto, el líder narco ya acordó con las autoridades de Argentina un juicio abreviado, cinco años de prisión y una multa de 165 millones de pesos (2,4 millones de dólares, al valor oficial). Esto debería ser ratificado por el Tribunal Oral Federal. Resta por ver qué les depara a los parientes de Pablo Escobar, quienes en los últimos años se mostraron públicamente brindando entrevistas, conferencias, y hasta publicando libros autobiográficos.

‘Chicho’ Serna, quien supo lucir la camiseta de la selección colombiana de fútbol, ya estuvo implicado en otros casos polémicos: en mayo del 2015 fue denunciado públicamente en Colombia por el programa televisivo Séptimo Día, acusado de estafar a jóvenes futbolistas con la promesa de ser fichados por clubes argentinos, siendo muy común que jugadores colombianos sigan su carrera en el país del mate. Ahora, el ídolo de Boca es investigado por la Justicia como partícipe necesario del lavado de activos, agravado por ser por una asociación formada para seguir cometiendo los delitos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *