David Ortiz
David Ortiz

Ser electo o no en su primera vez en la boleta para Cooperstown no perturba al dominicano David Ortiz, quien asegura no tiene prisa.

“Eso no me perturba el sueño. Que me metan cuando ellos quieran, pero que me metan”, dijo Ortiz ayer al participar en la rueda de prensa de la actividad Día de Leyendas celebrado en el estadio Quisqueya.

Ortiz manifestó que se mantiene humilde, porque no importa lo que diga. “Yo hice mi diligencia y eso no lo va a cambiar nadie, entonces lo que ya uno tiene es que sentarse a esperar a que eso sucede”, explicó Ortiz, quien resaltó que cuando lo mencionan en un grupo élite de jugadores que deben estar en Cooperstown, entiendes que su carrera fue digna, en la que hizo lo que debía.

Ortiz participó durante 20 años en las Mayores, con promedio de .286, con 541 jonrones y 1,768 empujadas. Ayudó a los Medias Rojas a ganar tres campeonatos y asistió a 10 Juegos de Estrellas.

La fundación

Ortiz agradeció a la Federación de Peloteros Profesionales del país por otorgarle el juego de ayer a su fundación David Ortiz Children’s Fund. “Gracias a todos por participar en este evento tan bonito.

Vamos a seguir recaudando fondos para seguir salvando vidas. También quiero dar la gracia a los jugadores, artistas y todos los que están apoyando esta causa”, dijo Ortiz, quien anunció que próximamente abrirán un laboratorio de cateterismo, que los va a ayudar a avanzar con las operaciones de los niños. “La fundación sigue funcionando normalmente.

Para mi cumpleaños el pasado día 18 tuvimos una actividad en la que recaudamos un millón y medio de dólares para seguir salvando vidas”, explicó Ortiz, quien participó en la rueda de prensa junto a los estelares Juan Soto y Vladimir Guerrero Jr.

Homenaje

— Fenecidos
Dentro de la actividad se brindó un homenaje en la pantalla del estadio Quisqueya a los peloteros fenecidos, sobresaliendo uno a Julio Lugo que fue recibido por sus familiares. Los fanáticos ovacionaron de pie a sus familiares.

Etiquetas
About the Author

Soy dominicano y orgulloso de serlo. En el 2005 inicia mi vida digital, complementándola con la comunicación y un universo de escritos. Simbiosis que me convirtió en 'surfista profesional' de la información.