República Dominicana va hacia una peligrosa encru­cijada

Sergio Carlo: La mafia dominicana