SANTO DOMINGO.- La repentina aparición del avispón asiático gigante en Washington, Estados Unidos, mantiene a una buena parte de la región y el país en vilo, ante la posibilidad de que su picadura pueda resultar mortal.

Este insecto, que viene a crear más pánico al ya existente por el COVID-19, no representa una amenaza para el país en estos momentos.

*Relacionado: Avispa asiática mata a un hombre en España

Colmar Serra, investigador titular del Instituto Dominicano de Investigaciones Agropecuarias y Forestales (IDIAF), asegura que la gente no se debe alarmar.

Serra sostiene que pueden pasar años para que la especie entre al territorio dominicano y en el peor de los casos, se puede constituir en una amenaza para la apicultura, en caso de penetrar a través de alguna embarcación o avión.

Características

Esta avispa, de nombre científico (Vespa mandarinia) y que el público les ha bautizado como “avispas asesinas”, se caracterizan en efecto, por ser muy agresivas, capaces de eliminar una colmena de 30 mil abejas en cuestión de horas, y en Japón mueren anual más de 50 personas fruto de su picadura y fuerte veneno.

“Esa especie no está aquí en el país, ni sabemos si vendrá; sí llegó al Continente, a Washington, costa del Pacífico y la frontera de Canadá y es de clima templado.

Eso no quiere decir que no se adapte, lo importante es que su población en este clima se muere en el invierno y solo sobrevive la reina, que en primavera empieza a poner sus huevos y crear su nueva colonia”.

Prevención

“Hay un comité que trabaja con los polinizadores, usted sabe que la abeja es muy importante, responsable de la fecundación de la mayoría de los frutos, entonces están avisados y se han reunido con organismos que trabajan a nivel de Centro América y discuten estrategias sobre qué hacer”, detalló Colmar en relación a las medidas preventivas en el país.

Actualmente, de acuerdo con el científico entomólogo, las autoridades están alertas para tomar las acciones de rigor en los aeropuertos y dotarlos de las imágenes, lo importante es que el avispón no pueda entrar, dijo el experto que no descartó que aparezca algún remedio que mitigue los daños que pueda causar.

Familiaridad RD

El avispón que se identifica por tener un color anaranjado, amarillo y marrón, mide 3 pulgadas de ancho de las alas y de largo dos; la reina alcanza hasta 4 pulgadas.

Según Serra es originario de Asia: China, Corea y Japón, donde hay cuatro sub especies, y atacan panales de otras avispas y abejas locales no muy productoras de miel, que tienen ciertos mecanismos para no sucumbir por completo. Sin embargo, de ahí la introducida abeja melífera europea, que también existen aquí, es completamente indefensa ante sus ataques.

Treinta avispas asiáticas gigantes pueden matar en cuestión de horas hasta 30 mil abejas, decapitarlas (es decir cortándoles el tórax) y se llevan el resto de las abejas para sus crías, y luego se alimentan de las larvas, crisálidas y miel de la colmena conquistada.

“Son de la misma familia de las que hay en el país, la avispa de caballo, que mide menos de la mitad, pero aparte de ser más grande es muy agresiva, con mandíbulas muy potentes y un aguijón de 5 a 10 milímetros, el veneno que despide es capaz de disolver hasta tejidos”, significó Serra.

Personas dicen que el dolor de una de esas picaduras es tan fuerte como el de un metal puesto al fuego; aquí hay animales como escorpiones y ciempiés que producen dolores fuertes, pero ninguno como ese avispón, aseguró el entomólogo que trabaja en la protección de las especies desde joven.

Picaduras letales

El avispón asiático gigante es capaz de traspasar con su aguijón tejidos; es un depredador de dos pulgadas de largo que puede destruir abejas melíferas y sus picaduras pueden resultar letales.

Hola! Si te gustó compártelo y síguenos
Tagged:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *