ATACANTES DE YOCAIRI SERÁN SOMETIDOS POR TORTURA Y BARBARIE

Los atacantes de Yocairi

Los tres hombres acusados de haber rociado con ácido del diablo a la joven Yocairi Amarante Rodríguez enfrentarían 30 años de prisión, de acuerdo con documentos del Ministerio Público adquiridos por Diario Libre.

Willy Antonio Javier Montero, Pedro Alexander Sosa Méndez (Alex) y Joan José Félix son los imputados por haber cometido el hecho. Se les acusa por la violación de los artículos 265 y 266 del Código Penal que versan sobre la asociación de malhechores.

*Relacionado: WILLY TENÍA 15 DÍAS PLANIFICANDO EL ATAQUE CONTRA YOCAIRI

También por los artículos 303 y 303-4 específicamente los numerales 7 y 10 que castigan con entre 10 a 30 años de prisión a los que cometan torturas o actos de barbarie. El numeral siete sostiene que estos actos pudieran ser condenados a 30 años de prisión cuando se establezca que fuera producido por el cónyugue, excónyugue, conviviente, exconviviente o la pareja consensual de la víctima, mientras que el numeral 10 versa sobre la premeditación y la asechanza.

Los hombres también son acusados por la violación de los artículos 309 y 309-1 sobre la violencia contra la violencia contra la mujer.

El artículo 309 señala: “El que voluntariamente infiere heridas, diere golpes, cometiere actos de violencia o vías de hecho, si de ellos resultare al agraviado (a) una enfermedad o imposibilidad de dedicarse al trabajo durante más de veinte días, será castigado (a) con la pena de prisión de seis meses o dos años, y multa de quinientos a cinco mil pesos. Podrá además condenársele a la privación de los derechos mencionados en el artículo 42, durante un año a lo menos, y cinco a lo más. Cuando las violencias arriba expresadas hayan producido mutilación, amputación o privación del uso de un miembro, pérdida de la vista, de un ojo, u otras discapacidades, se impondrá al culpable la pena de reclusión menor. Si las heridas o los golpes inferidos voluntariamente han ocasionado la muerte del agraviado, la pena será de reclusión menor, aún cuando la intención del agresor (a) no haya sido causar la muerte de aquél”. (DL)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *