ANÁLISIS | En respuesta al allanamiento del FBI, Trump y sus aliados vuelven a su estrategia familiar: inundar los medios con disparates

Fecha:

(CNN) — En respuesta al allanamiento del FBI de la residencia del expresidente Donald Trump en Florida el lunes, Trump y sus aliados en el Congreso y los medios de comunicación de derecha han vuelto a su estrategia preferida para comunicarse en una crisis: decir un montón de disparates en rápida sucesión.

Desde sus batallas contra el juicio político hasta su esfuerzo por limitar las consecuencias políticas de la pandemia de covid-19, Trump ha intentado inundar la zona con tal cantidad y variedad de mentiras, teorías de conspiración y distracciones que los estadounidenses se desconectarán, rechazarán o dejarán de saber lo que es verdad y lo que no. Y regularmente se ha unido a él un gran elenco de entusiastas defensores.

El DHS y el FBI advierten sobre el aumento de amenazas en respuesta a la orden de allanamiento a la residencia de Trump en Mar-a-Lago Teorías de conspiración sin fundamento sobre el allanamiento

Usando su estilo familiar de simplemente hacer preguntas promoviendo teorías de conspiración, Trump publicó el miércoles en su plataforma de redes sociales una sugerencia de que el FBI podría haber plantado evidencia. Su equipo legal ya había sugerido lo mismo. Una abogada de Trump, Alina Habba, dijo en Fox el martes: «Me preocupa que puedan haber plantado algo; ya sabes, en este momento, ¿quién sabe?».

El senador republicano Rand Paul de Kentucky continuó con esa idea el miércoles, preguntándose en Fox cómo sabemos que «no pondrán cosas en esas cajas para atraparlo». El presentador de Fox, Jesse Watters, fue más allá el martes, diciendo que el FBI «probablemente» plantaba evidencia, y la campaña de Paul adoptó el «probablemente» el viernes.

No hay evidencia para nada de esto.

El senador republicano Marco Rubio, de Florida, ofreció una teoría de conspiración diferente sin fundamento sobre la malversación federal, y dijo el martes en Fox que no creía que estuvieran buscando documentos en absoluto, pero que probablemente lo estaban usando como una «excusa» para hurgar en la residencia de Trump en Mar-a-Lago para «lo que pudieran encontrar». Los comentarios de Rubio fueron al menos más plausibles que las tonterías ofrecidas el martes por Anna Pérez, presentadora del medio de comunicación de derecha Real America’s Voice, quien pronunció un monólogo al estilo de QAnon, afirmando falsamente que la búsqueda era una conspiración para evitar que Trump llevara a cabo un plan (inexistente) para exponer a los criminales que sirven en el gobierno.

Más engaños

Otro presentador de Real America’s Voice, el activista de derecha Charlie Kirk, afirmó el jueves que el FBI «ocupó la casa de Trump, una ocupación militar». Aunque es extraño describir la ejecución de una orden de allanamiento como una «ocupación» de cualquier tipo, es totalmente falso afirmar que los militares estuvieron involucrados en este allanamiento.

La nuera del expresidente, Lara Trump, pronunció una variedad impresionante de tonterías en una sola oración, y dijo el martes en Fox que los investigadores eran «un grupo de personas sin previo aviso irrumpiendo en su casa de esta manera y tomando lo que quisieran para ellos». Una fuente le dijo a CNN que el FBI le dio al Servicio Secreto un aviso del allanamiento con aproximadamente una hora de anticipación y que el Servicio Secreto se reunió con los agentes del FBI cuando llegaron y se aseguró de que tuvieran acceso sin inhibiciones. Y una orden de allanamiento no permite que los buscadores tomen «lo que quieran», ciertamente no «para ellos mismos»; el Departamento de Justicia le pidió a un tribunal que revelara un documento que enumeraba lo que se tomó, y Trump accedió.

El representante republicano Steve Scalise de Luisiana, líder de la minoría en la Cámara de Representantes, habló con Fox el jueves y dijo que «a todos les preocupa si ven que algunos agentes se vuelven deshonestos». No hay señales de que algún agente se haya vuelto rebelde. Incluso el presentador de Fox, amigo de Trump, Steve Doocy, desafió a Scalise y señaló que los agentes simplemente estaban ejecutando una orden de allanamiento. Scalise luego invocó un informe inexacto de que el secretario de Justicia Merrick Garland no sabía sobre la búsqueda, diciendo falsamente que el propio Garland había dicho que no sabía nada. (Más tarde el jueves, Garland dijo que él personalmente aprobó la decisión de buscar la orden de allanamiento).

Crece la violencia en redes por allanamiento en Mar-a-Lago 2:12Whataboutism sobre los demócratas

Como de costumbre, Trump y sus defensores intentaron algo de whataboutism, señalando con el dedo, de manera deshonesta, a destacados demócratas.

Trump insinuó sin fundamento que el expresidente Barack Obama había manejado mal los registros presidenciales después de dejar el cargo, según Trump, guardando más de 30 millones de documentos, muchos de ellos clasificados, y llevándolos a Chicago. La Administración Nacional de Archivos y Registros (NARA, por sus siglas en inglés) emitió un comunicado el viernes explicando que tiene la «custodia física y legal exclusiva» de los registros de la era de Obama, que la propia NARA movió alrededor de 30 millones de páginas de registros no clasificados a una de sus propias instalaciones en el área de Chicago, que los registros clasificados de la era de Obama se mantienen en una instalación separada de NARA cerca de Washington, y que «el expresidente Obama no tiene control sobre dónde y cómo NARA almacena los registros presidenciales de su administración».

Partidarios de Trump llaman a la violencia tras el allanamiento en Mar-a-Lago y hablan de “guerra civil fría”

Trump y algunos de sus defensores de los medios volvieron a su lugar común sobre cómo a la exsecretaria de Estado Hillary Clinton se le había permitido «lavar con ácido» los correos electrónicos, una invención basada libremente en el hecho de que un programa de software de eliminación de correos electrónicos se llama BleachBit; Watters de Fox fue especialmente literal, afirmando falsamente el martes que Clinton había «vertido ácido» en los correos electrónicos.

Trump también sugirió que había algo sospechoso en el hecho de que, dijo, a sus abogados no se les había permitido presenciar el allanamiento, al publicar en su plataforma de redes sociales el miércoles: «¿Por qué insistieron FUERTEMENTE en que nadie los vigilara, todos fuera??» Pero no hay nada inusual en esto; los abogados no tienen derecho a estar en la sala para supervisar un registro.

En buena medida, la abogada de Trump, Christina Bobb, lanzó una afirmación claramente falsa sobre la popularidad de Trump. Ella dijo en Right Side Broadcasting Network el martes que el Departamento de Justicia trataba de encontrar una manera fácil de enjuiciar al «presidente más popular, y probablemente el presidente más famoso, en la historia de Estados Unidos».

El índice de aprobación Gallup promedio de Trump durante su mandato, 41%, fue con mucho el más bajo para cualquier presidente desde que Gallup comenzó a medir la aprobación presidencial en 1938.

Whitney Wild de CNN contribuyó a este artículo.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Compártelo

+Vistas

En Portada
+Noticias

Opiniones a favor y contra por apresamiento de Mantequilla

Pese a que algunos inversionistas acudieron al Palacio de...

Irán ejecuta a 4 personas acusadas de espiar para Israel

TEHERÁN, Irán (AP) — Las autoridades iraníes ejecutaron el...

Ebrard aseguró que ganará la encuesta de la 4T para la candidatura en 2024

Ebrard reconoció que el encuentro podría ocasionarle una multa...

Cientos acuden en familia al parque temático Villa Navidad

Cientos de personas acudieron la noche de este sábado...
Generated by Feedzy